Venezuela: ¿billete de mayor valor ante la hiperinflación?

Nicolás Maduro agranda el globo inflacionario, esta vez emitiendo el billete de 100.000 Bolívares

Venezuela: ¿billete de mayor valor ante la hiperinflación?  

Entre sonrisas y opiniones difíciles de sustentar sobre la defensa del bolívar,  el presidente Nicolás Maduro dio señales del deprimente estado de la economía venezolana, pues no solo decretó el quinto aumento de sueldo en lo que va del año, quedando en 456.607 bolívares, con lo que llegó a USD$11 al cambio del dólar. Además anunció la emisión del nuevo billete de 100.000 bolívares, el cual es cinco veces más grande que el billete de mayor denominación hasta ahora y no ha existido jamás en la historia del país.

Por otra parte, solo transcurrieron 24 horas de este reconocimiento a la pérdida del valor del Bolívar cuando el mandatario dio la orden el jueves de un refinanciamiento y una reestructuración de la deuda externa y de todos los pagos de Venezuela, poco después de asegurar el pago de la última emisión de bonos por USD $1.121 millones.

Asimismo, al no aportar detalles sobre cómo piensa ejecutar dicha orden mientras las sanciones estadounidenses le impiden emitir más deuda para reestructurar la que tiene, los análisis sobre la decisión de refinanciamiento solo pueden llegar a una conclusión: Venezuela se quedó sin fondos para cumplir sus compromisos de pago. Estas responsabilidades ascienden en total a USD $130.000 millones, mientras que cálculos académicos la sitúan en USD $178.000 millones. Solo en bonos, para el año próximo el Estado venezolano debe pagar USD $9.000 millones. El régimen de Maduro ha cumplido puntualmente sus pagos hasta ahora, pero esto a costa de llevar a mínimos históricos la importación de bienes al país latinoamericano. 

De las importaciones depende prácticamente todo el consumo de los venezolanos, desde lo que más aqueja a la gente que son alimentos y medicinas, pasando por repuestos y materias terminadas para las industrias. Este año suman solo USD $12.000 millones, en comparación con los USD $70.000 millones que alcanzaron en 2012. La consecuencia lógica y evidente ha sido la brutal escasez de alimentos y medicinas que azota al país y la paralización casi total de la industria nacional, que no cuenta con insumos para trabajar. 

La respuesta oficial: la emisión de más bolívares para comprar bienes cada vez más escasos, lo que ha disparado sus precios a niveles tales que los venezolanos utilizan prácticamente todo su sueldo para comer.  “Estamos en un esquema de hiperinflación”, afirmó María Carolina Uzcátegui, presidenta del gremio de comerciantes venezolanos, Consecomercio. “El ingreso del venezolano, que se elevó a USD $11, en el mercado negro, simplemente no alcanza para cubrir sus necesidades”. 

Según la firma Econométrica, pues no hay datos oficiales del Banco Central, solo en octubre la inflación aumentó 50.6 % respecto a septiembre, un indicador que permite definir que el país entró en hiperinflación, según el teórico Phillip Cagan. De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, la inflación en Venezuela llegará a 652%, con una proyección espeluznante de 2.349% para 2018.

 

Latin American Post | César Augusto González

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…