La gran superpotencia mundial

¿China o Estados Unidos?

superpotencia mundial

Read in English: The world’s superpower

Aunque el Producto Interno Bruto de Estados Unidos sea mayor que el producto agregado de China, la Paridad de Poder Adquisitivo es mayor en el país asiático que en aquel americano. Esto significa que un ciudadano chino accede a más consumo con un dólar que un estadounidense.

El rápido crecimiento de China está lejos de ser una amenaza para Estados Unidos. Por el contrario, este representa un crecimiento complementario que beneficia al dólar y, principalmente, a la Reserva Federal del poder económico americano.

Chimerica

El término fue acotado por los economistas Niall Ferguson y Motitz Schularick para describir la relación simbiótica que existe entre las economías de China y Estados Unidos. La relación empieza con la naturaleza económica del país norteamericano, cuya banca central determina la tasa de interés libre de riesgo del mundo cuya magnitud es referente global para el intercambio de bienes y servicios.

Por el otro lado tenemos el sistema bancario chino. En este, la tasa de cambio con el dólar se mantiene fija bajo libre movilidad de capitales, lo que implica que las decisiones de política monetarias de China no son soberanas. El valor del yuan se correlaciona positivamente y fuertemente contra el dólar.

Históricamente, el motor de la economía china reposa en la enorme cantidad de capital humano que posee para la producción manufacturera. Dicha fortaleza permitió al país asiático competir en la producción de todo tipo de bienes e inundar el mercado mundial en lo que se conoce como una ventaja competitiva absoluta en producción.

Dado que China posee una tasa de cambio fija este no se beneficia de tener una mayor cantidad de dólares para valorar su propia moneda. Por el contrario, prefiere que el dólar se valore para que el yuan se valore consigo.

“Chimerica” consiste en que China produce una notable cantidad de bienes y servicios generados en yuanes que son llevado a Estados Unidos y pagados en dólares para luego ser transmitidos a China; son convertidos en bonos del tesoro estadounidenses.

Dado que los bonos del tesoro de la Reserva Federal no tienen posibilidad de impago, ellas son inversiones seguras de regreso para China. De esta manera, el país asiático continúa amasando deuda estadounidense que genera retornos seguros que aumentan la capacidad productiva de China y que alimentan nuevamente el ciclo de deuda americano.

Se espera que en 20 años la economía china duplique a la de Estados Unidos, siendo un reflejo de la entrada en vigor de las políticas de liberalización en los mercados propuesta por Xi Jinpig y que se enmarcan en los objetivos de China para 2049 cuando la República Popular cumpla 100 años.

El equilibrio de la economía global del futuro reposa en el aumento de la deuda y del consumo, tanto en Estados Unidos como en China. Es natural que la producción total china duplique a la norteamericana, no en vano el país asiático tiene una población 5 veces mayor a la estadounidense, lo que le hace una potencia de producción que mantiene el movimiento en los mercados globales.

 

 

Latin American Post | David Eduardo Rodríguez Acevedo

Copy edited by Susana Cicchetto

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…