UNAM desarrolla molécula para extracción de petróleo

El proyecto busca encontrar una forma de extracción de hidrocarburos amigable con el medio ambiente

UNAM desarrolla molécula para extracción de petróleo

Hace unos días, la Universidad Autónoma de México (UNAM), la máxima casa de estudios de ese país, hizo público que los investigadores de los departamentos de Química Orgánica y de Ingeniería Química de la Facultad de Química (FQ) desarrollaron una molécula útil para la explotación de yacimientos de petróleo. Esta molécula es inocua para el medio ambiente, además de ser biodegradable y capaz de ser detectada en concentraciones mínimas. La molécula es, también, resistente a la salinidad y a las altas temperaturas, así como a altos grados de presión.
 

Esta molécula permite determinar los canales preferenciales de flujo de yacimientos petroleros, es decir, permite conocer cómo se desplazan los fluidos a más de dos kilómetros y medios de profundidad. La meta del equipo que trabajó en el desarrollo de la molécula es obtener petróleo de manera más amigable con el medio ambiente. Sin embargo, los académicos de la FQ concuerdan en que la solución a la contaminación es la disminución del consumo de hidrocarburos. José Fernando Barragán Arroche, miembro de la academia de la Facultad de Química y líder del proyecto, señala que, mientras esta disminución ocurre, se trabaja para ofrecer a la sociedad combustibles con mejor calidad.
 

Es importante señalar que esta tecnología fue desarrollada de manera completa dentro de la UNAM y que ya ha sido probada en campo. En México y Estados Unidos, su patente se encuentra en proceso. La meta de esta molécula es la recuperación mejorada del crudo que se encuentra en yacimientos del tipo carbonatados –la mayoría de los depósitos de petróleo que se encuentran en México– y de los cuales se extrae apenas entre el 30% y 40% del aceite disponible. En el proyecto titulado “Procesos de recuperación mejorada con la tecnología de inyección de químicos (ASP) con aplicación mediante prueba piloto en el campo Poza Rica”, se explica que diversas sustancias químicas pueden aumentar la producción en donde el petróleo ya no fluye hacia la superficie. No obstante, primero es necesario conocer la estructura y las características de los yacimientos: es ahí donde la molécula juega un papel determinante, al ser depositada en el fondo de estos yacimientos, logrando determinar el movimiento de los fluidos a través de su seguimiento. Esta etapa es fundamental, ya que permite, según Barragán Arroche, diseñar las etapas siguientes de extracción.
 

Margarita Romero Ávila, quien también pertenece al equipo, explicó que la molécula tenía ya antecedentes, pero que para esta versión se implementó nueva tecnología. Adicionalmente, se invirtieron varios meses de trabajo ya que el proyecto se desarrolló de manera completa en la Faculta de Química, en donde se simuló un yacimiento para obtener el diseño molecular adecuado. Los universitarios trabajaron con la normativa ambiental para probar la inocuidad de la molécula al entrar en contacto con el suelo, el agua y los trabajadores que la inyectan al yacimiento. El proyecto se ciñó a la Ley Federal de Responsabilidad Ambiental, que, en México, se encarga de regular el daño al medio ambiente.
 

Barragán Arroche, encargado del proyecto, señaló que para este trabajo se conjuntaron los mejores “cerebros”, contando con investigadores y especialistas, así como también estudiantes en formación de diferentes instancias de la UNAM. Cabe señalar que el proyecto ocupó el primer lugar en la V edición del Programa de Fomento al Patentamiento y la Innovación (Profopi) 2017, de la Coordinación de Innovación y Desarrollo de la UNAM.

 

LatinAmerican Post | Jesús Koyok

Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…