Cinco años sin Miguel Calero: ¡Su show no se olvida!

Por su autenticidad, alegría, disciplina, atajadas, goles y cantidad de títulos obtenidos, la afición mexicana y colombiana aún extrañan al portero

Cinco años sin Miguel Calero: ¡Su show no se olvida! 

El 4 de diciembre del 2012 una trombosis cerebral acabó inesperadamente con la vida de Miguel Calero, el arquero más ganador en la historia del club Pachuca. Pero aquella muerte del colombo-mexicano que se produjo en Ciudad de México, también fue el inicio de una leyenda, de una historia que nunca será borrada del fútbol colombiano y mexicano.

Su huella en Colombia

Calero nació en Ginebra, Valle del Cauca (Colombia), el 14 de abril de 1971. Inició su carrera profesional en el desaparecido equipo colombiano Sporting de Barranquilla, luego llegó al Deportivo Cali donde fue campeón en 1996 tras 22 años de sequía en la escuadra azucarera. Un año después vistió la camiseta de Atlético Nacional para ganar la Copa Merconorte y repetir título local en 1999. En aquel tiempo fue apodado 'El Show Calero' por sus piruetas bajo los tres palos y goles extraños que marcó desde mitad de cancha o de cabeza.

Amor eterno, cuando se hizo 'Tuzo'...

Comenzando el siglo XXI, empezó a construir la mejor parte de su vida profesional, le puso el sello 'Miguel Ángel Calero Rodríguez' a la época más ganadora de la historia del club Pachuca de México. Arribó en el 2000 al equipo 'Tuzo' y desde el 2001 no se cansó de ganar campeonatos. El colombiano ganó un total de 10 títulos: cuatro ligas locales, cuatro Concacaf Champions, una superliga norteamericana y la Copa Sudamericana, la única que un club mexicano ha conquistado.

El idilio entre Calero y Pachuca fue fantástico. No sólo fue el capitán de muchos títulos, con su característica forma de ser se ganó el cariño de compañeros, dirigentes, hinchas y demás mexicanos que siempre vieron en él irradiar alegría, ser bromista, optimista y una gran calidad humana: Calero solía participar en obras sociales. Dentro de la cancha, siempre inspiró respeto, era atrevido, sagaz, disciplinado, atajador de penales, con gusto por el gol y muy competitivo. El Cóndor' (como era llamado en México) también se enamoró de la institución 'Tuza' por la gran organización que ostentaba y sentido de pertenencia.

Miguel, quien se nacionalizó mexicano por convicción, cuando se retiró como profesional en el 2011, decidió proyectarse para ser preparador de arqueros y futuro técnico de fútbol. En su discurso de despedida, expresó unas palabras que describían sus últimos años y por qué su legado será transmitido de generación en generación: “Si volviera a nacer me llamaría Miguel Calero, sería portero y defendería a huevo, los colores del Pachuca".

Su show en la Tricolor

Calero fue parte de la mejor camada de porteros que tuvo Colombia. Es por esto que en la selección cafetera, Calero fue habitual suplente de Faryd Mondragón y Óscar Córdoba, así el mismo Miguel reconociera que era mejor que ellos. Sin embargo, eso no fue impedimento para ir con la Tricolor al mundial de 'Francia 98' y ganar la Copa América en el 2001. Después del 2006 se quedó con la titular del arco colombiano para participar en la Copa América de 2007 y las eliminatorias a 'Brasil 2014'. En resumen, jugó 50 partidos.

Un descendiente que sigue sus pasos...

Como lo afirma la esposa de 'Miguelito', el amor más grande que tenía eran sus hijos: Juan José y Miguel Ángel. Ambos siguieron sus pasos de futbolista de su padre. Juan pertenece a la misma institución, pero lo de él no son las atajadas, es delantero. Con tan solo 19 años, ya demuestra sus condiciones para destacarse en el fútbol profesional. Por su parte, Miguel Calero Jr. sí es portero y juega en el Atlético Nacional en Colombia. El legado de Calero está a salvo, y sus descendientes lo mantienen más vivo que nunca.

 

Latin American Post | Juan Carlos Rey

Copy edited by Santiago Gómez Hernández

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…