¿Qué ruta ambiental debe seguir Colombia para cumplir el Acuerdo de París?

El Plan Integral de Gestión del Cambio Climático para cumplir con el Acuerdo de París establece que se deben cumplir una serie de medidas en los próximos años como el uso más racional de combustibles y electricidad. Según la proyección del porcentaje de disminución, se debe mitigar en al menos el 30% de emisiones de gases de efecto invernadero.

Si bien en el país ya existen medidas gubernamentales y privadas para motivar estos cambios, debe haber un mayor interés de parte del Estado. El interés gubernamental debe ir de la mano de sus instituciones ambientales relacionadas y las normas que estas promulgan para ser más estrictos en propiciar el cambio energético requerido. Asimismo, el estado debe promover la investigación científica para establecer y encontrar alternativas y soluciones. Por ejemplo, una serie de expertos adscritos a la Universidad Nacional entregó al Ministerio de Minas y Energía un mapa de ruta con una serie de estrategias para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Ahora bien, deben considerarse dos factores que directamente han influido en el aumento de emisiones de GEI. Por un lado, se debe tener en cuenta el crecimiento poblacional y su taza de vehículos por habitante. Por el otro lado, Colombia debe evaluar que es un país que exporta minerales energéticos como el carbón y coque, además de petróleo, cuyo proceso de extracción es altamente nocivo para el medioambiente.

La ruta ambiental de la Universidad Nacional

El mapa de ruta que la Universidad Nacional entregó al Ministerio de Minas y Energía consta de 4 elementos fundamentales. Estos factores son: uso de energías renovables, gestión de la demanda, emisiones fugitivas, generación de potencia eléctrica y manejo eficiente de la energía.

En términos generales, el uso de energías renovables establece que se deben fomentar fuentes de energía eólica y solar. La profesora Sandra Téllez, del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la Universidad Nacional, explica que “una de las posibles alternativas es fomentar el uso de fuentes de energía renovables, como solar y eólica, y además que los usuarios tengan baterías que puedan recargar en las horas de menor demanda para luego usarlas en las primeras horas de la noche”.

En cuanto al tema de la gestión de la demanda se advierte la necesidad de disminuir los picos de los consumos diarios. La reducción puede ser motivada por medio del desplazamiento de las horas de consumo de energía, lo cual se haría mediante el establecimiento de tarifas diferenciales cuyo valor aumente en las denominadas horas.

Las emisiones fugitivas especifican que, como durante los procesos de producción de petróleo y gas se generan emisiones que llegan a la atmósfera, es fundamental ejecutar una serie de procesos técnicos que contribuyan a disminuir los niveles de contaminación, que incluso podrían ser reutilizados.

En el apartado de la generación de potencia eléctrica, la propuesta fomenta la inserción de fuentes menos contaminantes en el mercado eléctrico, tales como la eólica o solar, así como también el empleo de biocombustibles como la caña de azúcar.


LatinAmerican Post | Juan Felipe Guerrero

Copy edited by Marcela Peñaloza

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…