Se calentó la cumbre en París para enfriar al planeta

¿Cuál es la importancia de lo ocurrido este 12 de diciembre en la capital francesa?

El 12 de diciembre de 2017 pasará a la historia como la fecha en la que el presidente francés Emmanuel Macron, el presidente del Banco Mundial Jim Yong Kim y el secretario general de las Naciones Unidas Antonio Guterres citaron a líderes de todo el planeta a enfrentar la emergencia más urgente a la que se enfrenta la humanidad, el cambio climático.

Estados Unidos ha manifestado su interés de retirarse del acuerdo de París en 2015, su presidente, el republicano Donald Trump, hizo célebre la frase “vamos a hacer América grande nuevamente”, en contraposición, el presidente Francés, Emanuel Macrón, quien es gran protagonista frente a los compromisos mundiales para frenar el cambio climático, tiene un slogan mucho más amplio: “vamos a hacer el mundo grande nuevamente”. ¿Cuál es la prioridad para los ciudadanos del mundo, volver América grande o volver el mundo grande, pero sobre todo, habitable? Esa parece ser la disyuntiva a la que se enfrentan la totalidad de los estados en el planeta.

“Si bien esta cumbre estuvo enmarcada en los acuerdos de París, tiene unas diferencias en cuanto a los actores que ha invitado, no sólo estuvo Naciones Unidas y el gobierno francés liderando todo el proceso, también estuvo todo el sector financiero y dentro de la agenda se destacaron paneles y ponencias relacionados con todo el tema del financiamiento”, afirma en entrevista con Latin American Post el ingeniero Rodrigo Suárez, exdirector de cambio climático del Ministerio de Ambiente en Colombia y consultor internacional en estas temáticas.

Pero no sólo los bancos cobraron un papel preponderante en la carrera por frenar el aumento de la temperatura de la atmósfera y serán protagonistas, a esta cumbre también asistieron los miembros del C40, alcaldes de las ciudades más pobladas del planeta que trabajan para reducir las emisiones de carbono y adaptarse al cambio climático.

Ciudades como Vancouver en Canadá, Quito Ecuador y Changwon en China son consideradas ciudades innovadoras y fueron a París para mostrar las diferentes iniciativas que han adoptado para disminuir sus emisiones de Gases de Efecto Invernadero y adaptarse a las nuevas condiciones del planeta por cambio climático.

Actores como los alcaldes, organizaciones no gubernamentales y representantes de las grandes industrias del sector privado a nivel mundial, se hacen fundamentales en la obtención de los objetivos mundiales planteados, más aún cuando uno de los grandes emisores de Gases de Efecto Invernadero, Estados Unidos, ha manifestado el retiro del acuerdo para no cumplir con los compromisos adquiridos ante el planeta.

Para Isabel Cavelier, quien fue negociadora de Colombia en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre cambio climático, asesora de AILAC y hora se desempeña como directora de Visión de Transforma, “el mundo ya pasó la página de Donald Trump, en la pasada COP23 fue demostrado con gran vehemencia, cómo una enorme cantidad de alcaldes y gobernadores y una proporción monumental de los industriales y representantes del sector privado en Estados Unidos, están comprometidos con el acuerdo de París y con lograr la contribución de ese país, entonces la Casa Blanca se convirtió en un jugador aislado y marginal”.

Sin embargo, añade que, “esto no quiere decir que no haya un grado de dificultad mayor por tener un contradictor en la presidencia de los Estados Unidos, pero lo que sí es muy claro es que el mundo tiene una determinación absoluta de seguir adelante y de cumplir con el objetivo a pesar de lo que haga o deje de hacer el representante de los republicanos en la Casa Blanca”.

Por eso el gobierno francés confirió un subsidio de cerca de 30 millones de euros a científicos norteamericano destinada a la investigación sobre alternativas que puedan disminuir el calentamiento de la atmósfera en el planeta. Macron ha encarnado el liderazgo mundial de la lucha en contra del cambio climático, “nuestros predecesores podían decir ‘no lo sabíamos’, pero nosotros no, desde hace una veintena de años lo sabemos y cada día sabemos más”, dijo el representante del Eliseo a la prensa del mundo en referencia al cambio climático.

Por su parte Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial, aseveró que “Después de 2019, el GBM dejará de financiar las operaciones de exploración y producción de petróleo”, como un mensaje claro de desestimulo al uso de combustibles fósiles y añadió que “meta de destinar para 2020 el 28 % de su financiamiento a iniciativas vinculadas con el clima, y está también en condiciones de lograr los objetivos de su Plan de Acción sobre el Cambio Climático, elaborado luego del Acuerdo de París”.

Para Suárez, en ese sentido “se están marcando hitos muy interesantes, si entendemos que algunos países están migrando hacia las energías renovables haciendo el tránsito, por ejemplo, a la movilidad con vehículos eléctricos, entonces entendemos que son mensajes muy claros, son demandas de bienes y servicios mundiales y se genera un mercado a nivel internacional”.

Frente a la posición de los Estados Unidos, Rodrigo Suárez piensa que “si bien es cierto que la demanda de carbón en Estados Unidos crezca, también habrá ciudades y estados que trabajarán por reducir las emisiones y generar energía a partir de fuentes no convencionales”. Por su parte, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo lanzó una frase lacónica "nuestras voces deben tapar las de los que destruyen el mundo de hoy y de mañana", esa parece ser la consigna de todos aquellos reunidos en la cumbre de la capital francesa.

“Este tipo de anuncios como los que han hecho el presidente Macrón, la alcaldesa de París, el presidente del Banco Mundial y muchos otros, son fundamentales porque aumentan el ‘momenum internacional’ en un período en el que tenemos dos años críticos, las emisiones globales deben iniciar su descenso en el año 2020, esa es la ventana de oportunidad que tenemos para lograr el objetivo establecido en el acuerdo de París de impedir el ascenso de la temperatura promedio global en dos grados centígrados”, añadió Suárez.

A pesar de los ingentes esfuerzos globales por frenar el incremento en la temperatura de la atmósfera, el presidente francés advierte que “estamos perdiendo la batalla, no hay que equivocarse” y añade que “el desafío de nuestra generación es actuar y hacerlo más rápido”, en eso se concentran las voluntades de gran parte de los estados del mundo a pesar de que aún en el siglo XXI y con toda la evidencia científica se empeñen en negar la evidencia de la relación entre la emisión de Gases de Efecto Invernadero, el calentamiento de la atmósfera y las consecuencias del Cambio Climático.

El experto en Cambio Climático Rodrigo Suárez resume la certeza científica con un ejemplo concluyente. “Sólo el 3% de los científicos del mundo aseguran que el Cambio Climático no tiene relación con la emisión de Gases de Efecto Invernadero a la atmósfera, yo me pregunto, si el 97% de los científicos aseguran que un puente por el que usted va a cruzar, se va a caer, ¿usted lo cruzaría?, yo no”.

 

Latin American Post | Alberto Castaño

Copy edited by Laura Rocha Rueda

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…