Los países industrializados están llegando al tope de refugiados

A pesar de la gran cantidad de refugiados que ha recibido, Alemania está ofreciendo dinero para los refugiados que regresen a sus países

Los países industrializados están llegando al tope de refugiados

El flujo migratorio en el mundo es una realidad y ningún país queda exento. Así lo entendió hace un tiempo el primer ministro de Canadá, Justin Trudeu, al publicar un abierto y acogedor tuit dándoles la bienvenida a todos los refugiados de guerra y persecución a su país. Sin embargo, el jefe de Gobierno canadiense se está quedando solo en el continente y el bolsillo de su país no podrá soportar solo las ideas altruistas de Trudeu.

El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya comenzó a legislar contra los 43.700 millones de inmigrantes que residen en el territorio americano, según el último informe del Centro de Estudios de Inmigración (CIS). De acuerdo al estudio, el año pasado 1 millón 100 de mexicanos llegaron a Estados Unidos, seguidos por 654.202 indios , 550.022 chinos y 206.134 dominicanos.

Otra de las comunidades más numerosas en el país del Tío Sam son los haitianos. En estos momentos, esta comunidad tienen centrada todas las miradas, ya que Trump anunció que no se renovará el “Estatus de Protección Temporal” otorgado a los haitianos por el terremoto del 2010, dando 18 meses para que los beneficiarios salgan del país. Lo que trajo como consecuencia, una oleada de personas intentando entrar ilegalmente a Canadá y solicitando asilo.

Sin embargo, Canadá ha mantenido una postura muy cerrada al ingreso de nuevos habitantes a su territorio, dejando de lado su actitud acogedora de un principio. Por lo que nos hace cuestionarnos ¿Por qué este país no quiere recibir los inmigrantes de Estados Unidos? ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de acoger a refugiados?

Alemania es uno de los mayores receptores de refugiados en el mundo. De acuerdo al informe del Ministerio de Finanzas alemán, el país recibió 600.000 habitantes en el 2016, 400.000 en el 2017 y se espera que 300.000 a partir del 2018. Lo que es un número grande, considerando que su población a penas superaba los 82 millones (la recepción de refugiados desde el 2016 superaría el 1%).

Según el diario alemán DW, “el ministerio de Finanzas invertirá alrededor de 93.600 millones de euro de aquí al año 2020 en refugiados. Lo que incluye gastos de alojamiento, mecánicas de integración como cursos de idioma, recursos básicos como ropa, medicamentos, utensilios del hogar y en los centros primarios de acogida las personas sin acompañamiento reciben 135 euros al mes para cubrir gastos personales”.

El objetivo de Alemania, al convertirse en un país de acogida, es preparar a los inmigrantes, especialmente jóvenes para insertarlos en la sociedad y que sean un aporte en ella, ya sea como profesionales o como trabajadores para oficios básicos.

La canciller alemana, Angela Merkel, explicó a la BBC que “como país económicamente sano y fuerte, tenemos la fortaleza para hacer todo lo que sea necesario”. Además agregó “la economía depende de la inmigración, tanto desde Europa como de personas que entran al país debido a los derechos de asilos en Alemania”.

Sin embargo, ya se empiezan a evidenciar los problemas de tanta migración. Recientemente, Associated Press aseguró que el Ministerio del Interior alemán está ofreciendo 3000 euros para las familias de refugiados que se les ha negado el permiso de asilo y que deseen regresar voluntariamente a sus países de origen. Esto demuestra el costo que generan los migrantes en los países.

Otro país que sigue los mismos pasos es Suecia, siendo el segundo país de la Unión Europea que más solicitudes recibe y más refugiados aceptan. En el 2014, el país aprobó 33.025 ingresos de un total de 75.095. Al momento de entrar al territorio les otorgan alojamiento, opciones de trabajo y los asesoran para que puedan valerse por sí mismos.

Mientras que en la comunidad autónoma de La Rioja, se destinó 176.000 euros para atender a las 160 familias de refugiados en la zona. Esto significa que cada familia recibe 1.093 euros en ayudas.

Para el 2016, 29 países de la OCDE han destinado 15.400 millones de dólares para atender a los refugiados (casi 4 veces más que la cifra del 2012). Según la ACNUR, hay al rededor de 25 millones de refugiados en el mundo, principalmente provenientes de Sudán del Sur, Siria y Afganistán.


Latin American Post | Vivian Viacava

Copy edited by Santiago Gómez Hernández

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…