¿Por qué expulsan diplomáticos venezolanos en el mundo?

Maduro se está quedando cada vez más aislado tras las expulsiones de sus diplomáticos en diferentes naciones

¿Por qué expulsan diplomáticos venezolanos en el mundo?

El gobierno de Nicolás Maduro está pasando por una de sus peores crisis diplomáticas, quizás la más grande en la historia de Venezuela. El lunes pasado, Canadá declaró persona non grata al embajador venezolano y expulsó a su encargado de negocios, luego de que el país sudamericano le negara la entrada a un diplomático canadiense.

De forma similar, Venezuela le impidió la entrada al país al embajador brasileño Ruy Pereira. Por su parte, Brasil respondió declarando no grato a un representante venezolano.

Como estos casos, existen otros episodios que describen el frágil estado de las relaciones diplomáticas de Venezuela. Las razones de estos episodios son diversas. Por un lado, Caracas ya había retirado a su embajador de Canadá luego de que el gobierno de ese país impusiera sanciones a sus funcionarios por corrupción y violaciones a derechos humanos.

Igualmente, cuando se suspendió a la entonces presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, durante el proceso de impeachment en su contra, Venezuela retiró a su embajador y las relaciones entre ambos países se congelaron.

Los factores

Básicamente, la crisis diplomática venezolana se puede reducir a dos factores. El primero es el giro político que está experimentando América Latina hacia sectores de derecha y, por definición, menos cercanos a la postura chavista.

Con los gobiernos de Mauricio Macri en Argentina, Pedro Pablo Kuczynski en Perú, Lenín Moreno en Ecuador y la elección de Sebastián Piñera en Chile, sólo Evo Morales resta como simpatizante del gobierno de Maduro.

El segundo factor es el generalizado desacuerdo internacional frente a la situación política en Venezuela, que busca ser solventada a través de un diálogo entre la oposición y el chavismo.

Ejemplo de esto es Perú, que ha llegado al punto de enfriar las relaciones con Venezuela debido a la crisis que se vive desde 2013. En agosto de este año, el gobierno peruano expulsó al embajador de ese país por la “inaceptable” protesta por parte del gobierno de Maduro ante la firma de la Declaración de Lima. La declaración fue ratificada por 12 países americanos y condena “la ruptura del orden democrático en Venezuela”.

La relación con E.E.U.U.

Estados Unidos es el ejemplo por excelencia de la inestabilidad diplomática con el país suramericano. En los últimos 9 años, entre estos países se han presentado al menos 5 altercados que involucran el retiro de personal diplomático.

En 2008, Hugo Chávez expulsó al embajador estadounidense. Cuatro años después, la encargada de negocios del consulado venezolano en Miami fue expulsada y declarada no grata. Al año siguiente, Caracas expulsa a la encargada de negocios y a otros funcionarios por supuesto sabotaje. Ya en 2015 y 2016, el encargado de negocios de Venezuela fue respectivamente llamado a consulta y retirado definitivamente.

Este caso específico muestra una combinación de ambos factores, dado el interés de E.E.U.U. porque los gobiernos latinoamericanos se alejen del llamado “socialismo del siglo XXI”.

A pesar de todos esos percances, Estados Unidos sigue siendo el mayor socio comercial de Venezuela, lo que en gran medida le ha permitido sobrevivir a la crisis económica que está sufriendo actualmente.

En enero entrante el Grupo de Lima, firmante de la Declaración, se reunirá junto a António Guterres, secretario general de la ONU, para seguir discutiendo sobre la situación en Venezuela.

LatinAmerican Post | Iván Parada Hernández

Copy edited by Marcela Peñaloza

 

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…