Venezuela y Zimbabwe: una profunda crisis en dos continentes

Ambas naciones tienen una historia similar, sólo que en diferentes momentos históricos

Venezuela y Zimbabwe: una profunda crisis en dos continentes 

En 2008, las reservas en moneda extranjera de Venezuela ascendieron a $ 49 mil millones. Actualmente, los ahorros se han agotado a $ 9,7 mil millones y se espera que caigan por debajo de $ 2,5 mil millones el próximo año. En 2012, sus exportaciones ascendieron a $ 98 mil millones, en comparación con $ 30 mil millones en la actualidad. Es necesario hacer un pequeño análisis para atribuir estos y otros indicadores negativos a los abruptos ingresos petroleros.

Estos eventos aparentan estar coincidiendo con una crisis similar vivida en el país africano. El máximo líder de Zimbabwe Robert Mugabe tenía características que se pueden identificar en su par venezolano. Los dos países han tenido relaciones cercanas desde que Hugo Chávez tomó el poder en Venezuela en 1999 y, desde entonces, han compartido un camino económico similar.

En la superficie, estos dos países aparentan tener poco en común. Pero, de hecho, comparten dos cosas grandes: ambos son socialistas y ambos son estados fallidos. Además, para consolidar sus posiciones, ambos regímenes han impuesto una censura total y milicias reclutadas, formadas por veteranos de guerra en el estado africano, policías fuera de servicio y matones, cuando se habla del país en sudamérica.

Mugabe lanzó un partido único y descartó la necesidad de una oposición. Cuando los partidarios del gobierno perdieron las elecciones parlamentarias de Venezuela en diciembre de 2015, el régimen ideó su propia y turbia alternativa a un parlamento controlado por la oposición: la Asamblea Nacional Constituyente. Hoy el país es una dictadura apenas cubierta por un barniz democrático. Mugabe también perdió las elecciones legislativas en 2008, pero simplemente las ignoró y celebró unas nuevas.

Zimbabwe hace 40 años era el país más rico y productivo de África. Hoy aparenta ser un desastre absoluto. La semana pasada, después de que el dictador Robert Mugabe, de 93 años, quien dirigió el país desde su independencia en 1980 trató de posicionar a su esposa como su sucesora, los militares intervinieron sacando a Mugabe del poder y poniéndolo bajo arresto domiciliario. La esposa de Mugabe ha huido del país. Finalmente, Mugabe ha renunciado después de 37 años de ser presidente.

Mugabe llegó al poder al igual que Chávez; condiciones de vida difíciles y grandes esperanzas para los cambios.

El camino socialista de Venezuela ha sido ligeramente diferente, pero los resultados han sido los mismos. Al igual que Zimbabwe, Venezuela prosperó una vez con una gran clase media y una economía fuerte basada en el petróleo. Pero a partir de 1999, bajo el dictador militar Hugo Chávez, grandes extensiones de la economía fueron confiscadas y puestas bajo el control y propiedad del gobierno. Las reservas masivas de petróleo de Venezuela también fueron asumidas por el gobierno. Hoy, su monopolio petrolero estatal apenas bombea crudo para subsistir.

En Venezuela, en julio pasado en los últimos días de un mes tumultuoso en el que el gobierno había votado su Asamblea Constituyente fraudulenta, el dólar estadounidense valía alrededor de $5.000 bolívares (a la tasa del mercado libre). Días después había subido a $18,000; luego en unas horas, a $25,000 bolívares.

Al acumular enormes cantidades de deuda, el gobierno ocultó su incompetencia y el inevitable declive económico. Pero ahora, ante casi $ 200 mil millones en préstamos pendientes que no puede pagar, Venezuela pronto quedará aislada de los préstamos del sector privado y su economía empeorará. La riqueza de Zimbabwe no es petróleo, sino diamantes de los cuales es el octavo mayor productor del mundo, por lo que incluso cuando la crisis tiene un comienzo diferente, los resultados son similares.

Los ciudadanos han visto sus derechos casi diezmados, ya que el efectivo en el banco vale cada vez menos y cada vez menos personas reciben ingresos. Los bienes y servicios básicos son casi imposibles de conseguir, con pocas señales de alivio.

Cada año, Heritage Foundation emite su Índice de Libertad Económica, esencialmente, un índice que mide el grado de libertad económica frente al socialismo en todos los países principales. El índice de Heritage se correlaciona muy bien con el éxito económico, la riqueza y el bienestar de los ciudadanos. Por lo tanto, probablemente no nos sorprenda saber que de las 180 naciones clasificadas, Zimbabwe es el número 175 y Venezuela el número 179.

 

Latin American Post | Carlos Eduardo Gómez Avella

Copy edited by Susana Cicchetto

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…